Make your own free website on Tripod.com

LOS FUEGOS DE SAN PEDRO

 

 

 

 

 

 

Una vez terminadas las Fiestas de Hogueras, en esa noche triste y a la vez esperanzadora de  San Juan, con la crema de todos los Monumentos Fogueriles, la Fiesta no acaba, seguirá  hasta el Día de San Pedro, en estas magnificas noches mediterráneas, del mes de Junio, los tradicionales fuegos artificiales y la traca, en la Playa del Postiguet.

 

Los alicantinos en esos días, se dan cita alrededor de la media noche, en ese lugar de nuestra ciudad, para seguir una tradición, que se ha ido pasando, año tras año, en estas fechas mágicas, para nosotros, respirándose alicantinismo, en todos los rincones de la ciudad.

 

En las Noches enigmáticas de San Pedro, Alicante se llena de luz y color, con esos fuegos de artificio, que hacen que el mar, sea el protagonista de nuestra tierra,  que nuestra ciudad reviva su ambiente y su vocación marinera, haciendo que las personas se vuelvan a unir, en la playa, en las rocas del Hotel Melia, en el paseo marítimo, en los barquitos que salen del club de regatas, en resumen, todos buscando un punto estratégico, para que sus sentidos, puedan ver, oír y admirar, como Alicante, amanece de noche, como Alicante, despierta a la libertad, como Alicante, ciudad amada, nace a la luz y concordia, de todos sus habitantes, por sus raíces, por sus recuerdos, por sus vivencias.

 

Acaba el espectáculo de luz y color, todas las personas, en procesión, en armonía, comentándose, unos a otros ¡qué bonitos han sido esta noche! ¡Que colorido tenían! ¡ mejores que el año pasado! Mañana volveremos, pero vamos a casa rápidos, que nos espera el odioso despertador.

 

Al día siguiente, nuestra ciudad despertara, a la ilusión y la grandeza de comprobar, que todos los años, se repite este evento, pero cada año es especial, es diferente, tiene su propia peculiaridad.

 

Nuestra Fiesta del Fuego, tiene todos los ingredientes, para que perdure durante muchos años, es anciana en experiencia y a la vez es joven en renovación, es severa en tradición y a la vez es permisiva con las ideas nuevas, o sea es autista en su indeosincracia y a la vez permite u cóctel de renovación ininterrumpido, así es Alicante y nuestras Hogueras de San Juan.

 

Publicado en las Provincias

30/06/2002