Make your own free website on Tripod.com

LA FERIA DE TODOS LOS SANTOS

 

Hoy es uno de esos días festivos de entre semana, lluvioso, gris en el cual uno no sabe que hacer, si irse con la familia a comer fuera, si leer el periódico, si oír música, si ver la televisión, aunque para oír noticias tristes, ya bastantes problemas tenemos todos en la vida y entre todos estos pensamientos, empiezan a fluir en mi mente, infinidad de recuerdos de mi infancia en Villena, cuando yo, apenas tenia cinco años, en aquella, época, sobre los primeros día de Noviembre, cercana ya la Festividad de Todos los Santos, llegaba la esperada Feria, que se instalaba en la Plaza del Rollo y en sus inmediaciones y se componía principalmente de casetas y paradas, en las cuales se exponían al publico, para su venta, distintos y diversos juguetes y todo tipo de cascaruja, panchitos, almendras, papas, corrían, más o menos los años 70, los juguetes que se vendían eran las típicas muñecas de cartón, todo tipo de coches y camiones, máquinas de ferrocarril y sobre todo un camión de bomberos que me regalaron mis abuelos, completamente de hoja de lata, menudo pedazo camión, no sé los años que me duro, sin romperse, esos si que eran juguetes, se hacían con materiales fuertes para que duraran mucho tiempo, ya que a los niños nos compraban un juguete por año y no todos tenían esa suerte, conforme fueron pasado los años la Feria de Todos los Santos, fue ubicada en distintos puntos de Villena yo la he conocido, en las Casicas de Llin, en el Paseo de Chapi, en las inmediaciones de la Plaza de Toros y la Constancia y ahora en los últimos años se ubica en el nuevo Mercado de Abastos, junto a la Vía del Ferrocarril. Esta Feria tiene muchisima solera y tradición en Villena, la fecha de su instalación nunca a variado, lo que sí que ha evolucionado en estos últimos cuarenta años, es la tecnología que lógicamente, como en todos los campos ha ido avanzando de forma agigantada, antes habían muchas casetas o puestos de venta, para que a los niños les compraran o enferiaran algún juguete, como decimos los Villeneros y ahora Hay muchos menos, lo que predomina es no solo los caballitos o los cochecitos tradicionales, hay cantidad de aparatos de entretenimiento super sofisticados, desde la tradicional noria, hasta la montaña rusa, la ola, el tren de la bruja, el látigo ya casi desaparecido y otras atracciones con nombres de infarto, el dragón, la nube, los castillos de terror, que hace que los niños se lo piensen antes de entrar. Por lo tanto la FERIA DE VILLENA, sigue esperándose con mucha ilusión, ya que es una de nuestras tradiciones muy arraigadas y durante más o menos treinta días, Villena tiene otro punto de Ocio y encuentro entre su Población, una vez pasado este tiempo, los feriantes, recogerán todos sus puestos y chirimbolos, las atracciones serán desmontadas y se irán a otras poblaciones, a ganarse el pan nuestro de cada día y hasta el próximo año, en que Villena como siempre, los acogerá con los brazos abiertos, ya que representan parte de nuestra tradición y arraigo más profundo, en nuestro Pueblo y en estas fechas tan señaladas, tiene que estar instalada nuestra Feria, porque de otra forma no seria lo mismo.

 

Fdo. Manuel Esteban Lozano