Make your own free website on Tripod.com

EL REGRESO A LAS AULAS

 

El curso escolar ha empezado, hace pocos días, parece que este año esta libre de toda polémica, porque la hecatombe de las Torres Gemelas de Nueva York, ha eclipsado todo, hasta ha dejado, un margen de días libres al escándalo de GESCARTERA, que por cierto, cada día que pasa se va animando, más y más, desfilando por la Comisión Parlamentaria, todos los Estamentos de la Sociedad, El ejercito, la Iglesia, etc. Todos intentando sacar un rayo de luz, una puerta entreabierta, para dilucidar, donde han ido a parar los dineros, estafados. Y la tragicomedia, del juicio, televisado de los fondos reservados, menudo escándalo, los imputados, peleándose verbalmente, con el fiscal, frente a la mirada atónita del juez, aunque como el juez ha dicho, que se expresen libremente y se defienda, conforme al estado de derecho.

Pero bueno me estoy desviando del tema, que quería exponer, ha empezado un nuevo curso escolar, para todos los niños, españoles. Los padres han tenido que hacer un esfuerzo económico, importante, empezando por los libros de Texto, cuya media por niño asciende a 35.000 ptas., y cuantos más niños tenga una familia, más esfuerzo económico, eso sin contar, los gastos por el material escolar, que cada año hay que renovar totalmente.

Según las editoriales y el Ministerio de Educación, los libros de texto tienen que venderse, con el precio que marcan, o sea a un precio fijo estipulado y eso como todos sabemos no es así. Las Grandes Superficies han hecho rebajas de hasta el 10%, en estos libros, en perjuicio de las librerías pequeñas y familiares, que no pueden ceder este porcentaje de beneficio, porque si no, de que iban a vivir, se arruinarían.

Por otro lado tenemos los Colegios Concertados, que normalmente son Colegios de ordenes religiosas, con matriculas disfrazadas en otros conceptos y que los padres, como lo que quieren es que sus hijos puedan estudiar en estos Centros, que muchas veces lo que demuestran, es una avaricia exagerada, por hacer importante el patrimonio del Colegio aumentándolo y mejorándolo, con la escusa, de que será mucho mejor, para los alumnos, tocando la moral de los que pagan, que son los sufridos padres.

Pero como diría un buen cura, no hay que escatimar esfuerzos, para que vuestros hijos dispongan de lo mejor, excelentes instalaciones deportivas, mejores servicios. Pero eso sí, cuando el alumno, termine él ultimo curso de la ESO, y valla ha empezar el Bachillerato no deberá suspender, ni una sola asignatura, porque de lo contrario, no podrá seguir en el Colegio, aunque este alumno haya estado estudiando en el Centro desde muy pequeño y aunque el padre se pueda permitir pagar una enseñanza totalmente privada, ya que en estos niveles, no existe concierto estatal y los listones de aprobados en la Selectividad para la Universidad de este tipo de Centros son muy elevados, debiendo aprobar, por lo menos un 90% de alumnos, porque de lo contrario, el Centro se sentirá defraudado con los alumnos y con su profesorado, por no saber enseñar y educar según su ideario.

Este tipo de cosas, no ocurre en los Colegios Públicos y financiados totalmente por el Estado, porque es una mentalidad, totalmente diferente, ya que son Centros laicos y que no tienen nada que ver con el clero o las ordenes religiosas y no por ello, son mejores o peores, son diferentes.

Lo que esta muy claro es que en un Estado Moderno como España, con todo el mundo cumpliendo sus obligaciones fiscales, pagando sus impuestos, en el ámbito de la Enseñanza Publica o Privada, el Ministerio de Educación, no ayuda nada, a los padres, con varios hijos, en edad escolar. Las becas no existen, porque, si concede una beca a un niño, es porque el sueldo de los padres, es irrisorio y en teoría no podrían ni vivir, ya que las cantidades mínimas, para solicitar dichas becas, la sobrepasarían un 80% de los posibles solicitantes.

Por lo tanto, la Cuesta de Enero, para todos aquellos ciudadanos que tienen hijos en edad escolar, son los meses de Septiembre y Octubre.

¿ No les parece?

 

Fdo. Manuel Esteban Lozano