Make your own free website on Tripod.com

EL DIA DEL HOLOCAUSTO

 

El día 11 de Septiembre, algo cambio en la Humanidad, algo que para todo hombre bueno, era impensable, algo que no se podía prever, algo totalmente irracional y que cualquier mente, dentro de los parámetros de la normalidad, no podría ni siquiera imaginar.

Eran aproximadamente las 15 horas, cuando en España todas las personas estábamos comiendo y viendo el telediario, cotidiano, de momento vemos unas imágenes de un edificio en llamas, que ni siquiera sabemos, de que edificio se trata, luego el comentarista, nos aclara que es una de las Torres Gemelas de New York, que esta en llamas como consecuencia del impacto de una avioneta y al momento, mientras seguíamos comiendo estupefactos, otro avión, que choca de manera brutal sobre la otra Torre, ya creíamos que era una broma, un trozo de una película de ciencia-ficción que se iba a estrenar, próximamente, pero eso, es lo que queríamos pensar, aunque por desgracia no era así.

Mientras tomábamos el café, con una moral por los suelos, pensando, la verdadera atrocidad que estaba ocurriendo, se desmorona la primera Torre y a los pocos minutos la segunda, mi esposa, no puede aguantar la barbarie, que esta viendo y sus ojos revientan a llorar, como si se tratara de una desgracia propia.

Nos vamos a trabajar, alucinados, tristes, malhumorados y sin saber todavía, ni asimilar, el desastre, total, en perdidas de vidas inocentes, todo por culpa de unos fanáticos irracionales y mal nacidos, todo por no se, que tipo de idea nazi y fascista, de personas que no merecen llamarse humanos, personas que viven en otra galaxia, la del terror, la de individuos desarmados y sin sentimientos, pues no tienen alma, ya que Dios, aunque dicen que mueren por El, no les acogerá en su seno.

 

El problema, lo han creado a todos los hombres de buena voluntad, al hombre moderado, al hombre libre, al hombre moderno, al hombre honesto con sus ideas, pero unas ideas, puestas al servicio de la Humanidad, no para asesinar a la Humanidad.

El verdadero Islamismo, propugna la justicia, la igualdad entre todos los musulmanes y no el fanatismo radical, el asesinato en masa de seres humanos, pero hay quien interpreta las cosas a su antojo y libre albedrío.

Hay que luchar contra el Terrorismo, venga de donde venga, pero con una vara justa, con un castigo proporcionado y equivalente, para que estos fanáticos, se den cuenta que con los hombres, que piensan y actúan diferentes a ellos, no se les puede asesinar, de forma impune.

Lo que esta claro, que si el terrorista, pretendían causar miedo y desestabilizar al mundo Occidental, desde luego que lo ha conseguido y con creces, aunque a partir de este momento histórico algo ha cambiado y la confianza se ha convertido en desconfianza y la seguridad en inseguridad y por culpa de estos seres ahora vamos a vivir mas desasosegados, pensando que no se puede ir con plena libertad por la calle, pensando que la vida te la puede arrebatar cualquier desarmado, por lo menos esta tragedia, la tendremos dentro de nuestras mentes y almas, mientras vivamos y los hombres, que hemos tenido la suerte o la desgracia de vivir en dos Siglos distintos y diferentes y en el comienzo del milenio, tendremos siempre presente el 11 de Septiembre de 2001.

Fdo. Manuel Esteban Lozano