Make your own free website on Tripod.com

LA IGLESIA DEL SIGLO XXI

 

Estos días pasados, nos enteramos por los medios de comunicación, que diferentes Ordenes Religiosas, eran también clientes de Gescartera, que habían puesto, entre comillas, sus dineros, para que rindieran beneficios y de este modo, sacarle un rendimiento a estos capitales. Las personas se empezaron a preguntar, ese dinero, que han despositado, estas ordenes religiosas, ¿sale del bolsillo, de los propios seglares?¿ sale de los Presupuestos de la Nación?, que el Estado concede a la Iglesia Católica, porque de todos modos, sale de los impuestos de los españoles, pongamos o no, la cruz en el IRPF. Y aun, algún Obispo, defendiendo las tesis, de que el dinero no debe estar quieto, tiene que moverse. De acuerdo Hay que moverlo, repartiéndolo, mejor entre los pobres de una Parroquia, ayudando más a las ONGS, haciendo un apostolado de este Siglo y no de tiempos caducos, que al católico de hoy, no nos dice, ni enseña nada.

La Iglesia de Jesús, era pobre, de los pobres y para los pobres. La Iglesia de la actualidad es rica, ostentosa y con los ejemplos que vemos ahora, es muy fuerte el decirlo, pero creo que avariciosa.

El escándalo de Gescartera, ha hecho que muchos católicos que ignoraban, que parte de la recaudación, de la Iglesia, se coloca en estos menesteres, de incrementar estos capitales jugando en Bolsa, las personas creíamos, que esto era exclusivo de los Bancos, pero no es así, las finanzas del clero, están también puestas al servicio de la fortuna, del azahar. Estos depósitos que salen de todos, se abrían multiplicado, si no hubiera sido, por la mala suerte, de colocarlos en la Sociedad de Estafadores, Gescartera y Asociados, porque hay que ver, la cantidad de Clientes y Socios, importantes que tenia, dentro de la casta financiera española.

Luego, para colmo nos enteramos del caso de la Profesora de religión, que despiden del trabajo el Obispado de Almeria, porque en su vida privada, a conocido a una persona divorciada y se ha casado. Aquí se disparan todas las alarmas de la Moral Católica, ya que una persona, que esta impartiendo esta asignatura, no puede vivir en pecado, no esta predicando con el ejemplo, según nuestra religión. Hasta el Señor, perdonaba a las prostitutas. Y la Iglesia actual, no puede hacer caso omiso, aun tema puramente privado y que no le importa, ya que la enseñante, cumple perfectamente con el trabajo encomendado y castiga a esta persona con el despido, como si volviéramos a tiempos Inquisitoriales.

La Iglesia de nuestros días, desde mi humilde punto de vista, no solo esta perdiendo los papeles, sino que esta perdiendo la verdadera vocación, que nos enseño nuestro Padre Jesús, ser humildes, en todos los sentidos, en bienes materiales y en bienes del alma. La Sociedad actual, sobre todo la gente joven, huye de la Iglesia, no quiere saber nada, de lo que sus padres nos esforzamos en inculcarles, es quizás, culpa de lo que esta pasando en estos tiempos de materialismo, o, es que la Iglesia no se abre, al mundo, Hay que abrir las ventanas y ventilarlas. Porque de lo contrario, se perderán todos los valores de nuestros mayores, la fe, persistirá, en todos nuestros corazones, pero no en la Iglesia, ya que día a día, esta demostrándonos al pueblo, a los seglares, que somos la militancia de la Iglesia Católica, con sus hechos, que no siguen fielmente las normas instituidas.

Faltan vocaciones y las que faltaran, a ver quien es el valiente, que estudia para sacerdote, con el celibato, que aun impera. Esto no lo impuso Jesús, eso lo ha impuesto la Iglesia, porque le interesa, para que un sacerdote, se pueda dedicar en exclusiva y por entero a la Iglesia. Un padre de Familia y sacerdote, posiblemente, dedicándole, las horas oportunas, también lo haría muy bien y no habría casi 20.000 Curas casados, y que no pueden ejercer el Sacramento.

En fin tendría para escribir un libro, sobre este tema tan apasionante y que a tantos Católicos, nos preocupa, pero que no tenemos la valentía de exponerlos en publico, porque hasta ahora todos los temas relacionados con la Iglesia eran "TABUS" y casi no se podían comentar, de ahí el dicho "CON LA IGLESIA HEMOS TOPADO"

¿No les parece?

 

Fdo. Manuel Esteban Lozano