Make your own free website on Tripod.com

 

EL CUARTEL DE BENALÚA

 

En la populosa barriada de Benalúa, entre Alipark y Francisco Albert, se encuentra situado el acuartelamiento militar que en otro tiempo fue la sede del regimiento de infantería San Fernando nº11, del cual muchos alicantinos conservan recuerdos inolvidables de su paso por estas instalaciones castrenses. Hace unos años el Ministerio de Defensa las cedió al Ayuntamiento de nuestra población, para acometer diversas obras de vital importancia.

 

 El Cuartel constaba de un recinto totalmente vallado con varios edificios donde los militares ejercían su actividad, los orígenes del regimiento se remontan a la guerra de la independencia española concretamente al día 5 de Mayo de 1808  en el que Francisco de Rovira, organizo la sublevación contra las tropas de Napoleón Bonaparte en la zona del Ampurdan y con varias unidades formó el denominado Tercio del Ampurdan nº1 siendo su primer jefe  Manuel de Montesinos, este regimiento tiene una historia muy extensa desde su creación, cambiando varias veces de nombre, Tercio de la Primera Legión de Infantería, Regimiento de San Fernando de Infantería de Línea (1811), San Fernando nº57 (1815), Regimiento 10 de Cataluña (1825) y así hasta llegar al año 1943 que tomo el nombre actual de Regimiento de Infantería San Fernando nº11 pasando de guarnición a Ifni y  desde 1960 fijo su permanencia en Alicante, hasta que en el año 1985 se disolvió definitivamente.

 

En estas instalaciones han realizado su servicio militar muchos alicantinos y personas venidas de toda, la geografía nacional, al demoler estos edificios desaparecen con ellos parte de la historia de nuestra ciudad, esas piedras rotas, tienen su propio significado y mucho que decir, recuerdos, vivencias, horas de trabajo, alegrías, tristezas, honor, satisfacción del deber cumplido, disciplina, servicio, entrega y tantas cosas buenas y malas, tiempos de dictadura y represión, de democracia y libertad, de cambio y esperanza.

 

 Dicho enclave militar originó en este barrio, que florecieran pequeños negocios familiares, bares, restaurantes, panaderías, generando muchos puestos de trabajo.

 

Este recinto dejara para siempre de existir una vez se ejecute el derribo del único edificio que todavía queda en pie, el más emblemático, el que poseía la parte más noble, el patio de armas, las oficinas generales y los despachos de oficiales, etc.

 

Alicante es una población muy dinámica que día a día, va modernizando sus infraestructuras urbanísticas. El tiempo ha pasado y el Cuartel de Benalúa ha cumplido con creces sus objetivos y ahora debe dar paso al progreso con esas nuevas infraestructuras que se van a acometer en breve.

 

PUBLICADO EN LAS PROVINCIAS 14/12/2002