Make your own free website on Tripod.com

LA CUESTA DE ENERO

 

 

 

 

 

 

Una vez pasadas las fiestas navideñas la vida cotidiana comienza de nuevo, la monotonía se hace más patente, el día a día y la normalidad van a reinar durante una anualidad.

 

Con el nuevo año comienza una tradición que esta muy arraigada en nuestra sociedad,”las rebajas”. Todos los comercios, grandes, medianos, pequeños están preparados, sus escaparates a rebosar de genero, la carteleria con los nuevos precios expuesta, las prendas colocadas de manera estratégica, según recomienda el marchendaisin,todo dispuesto para recibir a los clientes potenciales.

 

Se inicia la cuesta de enero, pero eso no importa aun, nos quedan fuerzas para acabar con el poco dinero que nos ha quedado una vez transcurridas las Navidades y si no, ahí están las tarjetas de crédito  que hacen más llevadera esta locura consumista.

 

Dentro de este evento anual, destaca la parte humana, las personas que trabajan en este sector para que todo este a punto y sus empresas vendan con agilidad esos artículos que comercializan. El dependiente, que es el profesional que se encarga de atender las demandas de los clientes en un determinado producto, explicando las bonanzas del mismo, o aconsejando la prenda que le sienta mejor hasta conseguir que la adquiera.

 

Las rebajas, son puntuales, son metódicas, están calculadas con todo sus pormenores, es un evento nacional, todo esta dispuesto para entrar en este juego, aun quedan fuerzas, el mes de enero es muy largo y cuesta mucho de subir, por eso este acontecimiento reaviva las ganas de comprar más y más, pero cuidado con las mercancías adquiridas, no nos den,” gato por liebre”.

 

Este fenómeno socioeconómico mueve miles de euros cada año y las macro superficies y comercios de todo tipo, cuidan y miman como si de un bebe se tratara, ya que con las rebajas se van a vender las mercaderías de la temporada que finaliza e iniciar la nueva.

 

Por eso rebajas ¡sí!, pero con prudencia, comprando lo necesario y no cosas superfluas que  pueden provocar una adición al consumismo exagerado para la persona que lo practica.

 

PUBLICADO EN LAS PROVINCIAS 8/1/2003