Make your own free website on Tripod.com

LOS ARCABUCES

 

En Alicante y provincia, celebramos unas Fiestas, con mucho arraigo y tradición como son las Fiestas de Moros y Cristianos, muchos pueblos de esta provincia, compartimos el mismo sentimiento, la misma tradición, el mismo buen hacer, en honor de la Virgen o de algún Santo, pero con un elemento común, la alegría, del desfile, la alegría del colorido, la alegría del pueblo completo en Fiestas y sobre todo la alegría y el estruendo de la pólvora.

Es tradicional y común que en los actos más importantes que se conmemoran en estas Fiestas, se utilice, el arcabuz o trabuco, estamos hablando de un arma, un arma, que aunque se utilice, con motivo de fiesta, puede herir o matar a una persona, si no se sabe utilizar, o se comete algún tipo de negligencia y la alegría de estas Fiestas, se puede convertir en un día triste y desgraciado, como ha ocurrido en las Fiestas de Moros y Cristianos de Villajoyosa y en este tema no Hay que buscar culpables, Hay que intentar concienciar a todos los festeros, de cualquier Población, de los riesgos que conlleva, disparar un arcabuz. La cartuchera o caja donde se lleva la pólvora y los pistones, debe estar debidamente, cerrada y aislada, la distancia entre los arcabuceros debe ser la que marca la legislación, para que si ocurre un siniestro, no se produzca el efecto domino o simpatía y todavía resulten más personas heridas y sobre todo, creo que eso ,si, se cumple en todas las Poblaciones, que compartimos estas maravillosas Fiestas .El arcabucero encargado por la Comparsa o la Fila, para que los represente, debe ir al acto concreto, donde se van a disparar estas armas, en un estado de sobriedad total, sabiendo, que lo que esta manejando puede ser un arma mortal y peligrosa.

Accidentes, como el que ha ocurrido desgraciadamente en Villajoyosa, casi todos los años ocurre alguno, que por ser de escasa repercusión, ni nos enteramos, un arcabucero que se quema, por no esperar, que se enfríe la boca del arcabuz y le salta alguna chispa por cargarlo más de la cuenta, pero enfin, estos son gajes del oficio, el problema es cuando ocurren accidentes, importantes, como el que nos ocupa esta semana, o como el ocurrido en el Campello años atrás, eso sin retroceder mucho en el tiempo, ya, cuando era pequeño, recuerdo que ocurrió alguna tragedia en poblaciones típicamente festeras como Villena y Caudete, que aunque es de la Provincia de Albacete, también comparte esta tradición tan arraigada en el Pueblo de Alicante y Provincia.

Por lo tanto el verdadero Festero, de cualquier Pueblo que celebra estas espectaculares Fiestas, tiene que pensar que son para divertirse, para compartir, la ilusión ancestral de sus antepasados, para conmemorar un evento tan importante para España, como la lucha cristiana, por la reconquista de sus tierras, del moro usurpador, pero todo esto Hay que hacerlo con mucha seguridad.

Ahora muy pronto se va a aprobar una Legislación, si no se ha aprobado ya, especial para regular el uso de estas armas en las Fiestas de Moros y Cristianos, para que no pasen cosas irregulares y peligrosas, como denuncio este periódico, en las Fiestas de San Vicente del Raspeig, que falto pólvora y los festeros fueron a la vecina Población de Alcoy, para que les suministraran y en varios coches particulares, la trasladaron a la Población en Fiestas, menos mal, que no paso nada, pues eran verdaderos y peligrosos coches bombas en movimiento, pero bueno, son cosas, que se hacen sin pensar, solo con el afán y la ilusión, de que las Fiestas de su Pueblo, salgan perfectas y no les falte ese ingrediente tan importante y común, en este tipo de eventos como es LA POLVORA.

 

Fdo. Manuel Esteban Lozano