Make your own free website on Tripod.com

LOS ACCIDENTES DE CIRCULACION  DÍA A DÍA

 

 

 

Todos los días estamos oyendo en los medios de comunicación los accidentes de circulación   que ocurren en las carreteras, ciudades y pueblos de la geografía nacional, con resultados de muertos, heridos y vehículos destrozados.

 

Esto pasa día a día, ¿pero estamos informados debidamente por las aseguradoras o por nuestros agentes o corredores de seguros, de lo que debemos hacer?¿ O que pasos hay que seguir cuando nos ocurra un siniestro con nuestro vehículo?.

 

Vamos a intentar en este articulo desglosar los pasos, que una persona debe realizar si tiene la fatalidad, de tener un accidente de circulación.

 

Lo primero que hay que tener en cuenta, es saber, la cobertura de la póliza que contrato en su día, con la compañía de seguros elegida o recomendada, por su agente o corredor de seguros.

 

Hay diferentes y distintas garantías dentro de estos contratos de seguros, la póliza paquete estándar que se comercializa habitualmente, esta compuesta por las garantías que a continuación se indican:

 

-Suscripción obligatoria, cubre las garantías que estipula la legislación vigente en materia de circulación de vehículos a motor, en el momento de la ocurrencia del siniestro.

 

-Suscripción voluntaria, cubre hasta un total máximo de 50 millones de euros por siniestro.

 

-Defensa y reclamación de daños, cubrirá las contingencias judiciales normalmente sin limite, cuando los letrados estas contratados por la aseguradora y hasta 3000 euros cuando el cliente elige libremente a su abogado.

 

-Rotura de Cristales, está garantizada la sustitución de todos los cristales del vehículo, a primer riesgo, quiere decirse, rotos de cualquier forma.

 

-Ocupantes, que es como el ciudadano conoce esta garantía, cubre los daños ocasionados dentro del vehículo asegurado a cualquier persona incluido conductor, tomador o asegurado, normalmente tiene un techo de garantías que puede oscilar entre 18000 y 36000 euros.

 

-Asistencia en viaje, cubrirá todas las contingencias de avería del vehículo por siniestro o fallo mecánico y cualquier problema que pueda surgir durante un viaje (avería, enfermedad, etcétera).

Estas son las garantías de las pólizas habitualmente contratadas por cualquier ciudadano de a pie, existen otras pólizas más sofisticadas en el campo de este tipo de seguro, que también son muy demandadas por la sociedad actual con otro tipo de garantías, que vamos a desglosar.

 

-Daños propios, garantiza en caso de siniestro, los daños de chapa del propio vehículo, con independencia de la culpabilidad en el siniestro, se comercializa este producto con franquicias que oscilan desde los 180 hasta 1202 euros.

 

¿Qué significa que tiene franquicia?, esa es la pregunta habitual del asegurado, cuando quiere comprar esta cobertura.

 

La franquicia es cuando el consumidor o asegurado, toma a su cargo este importe, en caso de la ocurrencia de un siniestro, cantidad que deberá abonar directamente al taller reparador, una vez se le entregue el vehículo arreglado después de la ocurrencia de un siniestro.

 

-Incendio del vehículo, esta cobertura garantiza la indemnización  por parte de la aseguradora en caso de incendio del coche, en cualquier situación.

 

-Robo, esta cobertura garantiza la indemnización en caso de sustracción  del vehículo o los daños producidos por el intento del robo del bien asegurado.

 

Una vez que la persona conoce el producto adquirido, puede exigir a su compañía de seguros, que pongan en funcionamiento todas las garantías de la póliza contratada.

 

¿Qué hay que rellenar, cuando ocurre un siniestro?

 

Una vez tranquilizados y suponiendo que la colisión, no haya producido lesionados en ninguno de los vehículos implicados, hay que sacar el parte amistoso de siniestro, que todos debemos tener, pues a la hora de contratar el seguro de automóvil, nos lo adjuntan a la documentación, esta formado por dos hojas, que calcan los datos que se introduzcan.

 

 Esta compuesto por dos partes una describirá todos los datos del vehículo implicado A y otra parte del B, hay que rellenarlo sin nervios y siguiendo sus preguntas es muy fácil, una vez rellenado correctamente por ambas partes, se firma y directamente se entrega lo antes posible, a la aseguradora, agente o corredor y en este momento se inicia el recorrido habitual, hasta la solución satisfactoria del siniestro (arreglo del vehículo, indemnizaciones a perjudicados, etcétera).

 

Muchas veces o casi todas las personas no están bien informadas, sobre la póliza de automóvil y en la actualidad es muy importante saber que producto hemos adquirido, pues la conducción de cualquier vehículo es una responsabilidad muy importante, pues los perjuicios que se pueden ocasionar en caso de siniestro grave, provocaría la ruina de cualquier familia si no tiene seguro o carece de las garantías apropiadas, para conducir un vehículo por nuestras carreteras, ciudades o pueblos.

 

El precio del seguro, es muy importante para la ciudadanía en general, pero hay que tener cuidado, con las primas baratas, ya que las aseguradoras se pueden aprovechar de la ignorancia del consumidor al adquirir este producto y contratar una póliza mínima en garantías y que a la hora del siniestro grave, no responder como se desearía. Por eso hay que tener en cuenta, como en todos los artículos que compramos, relación calidad precio, en este caso, solvencia de la compañía de seguros, si se oye mucho o no, confiar en el agente o corredor que nos vende la póliza, asegurándonos que se trata de verdaderos profesionales y con estas permisas, estaremos seguros de que nos responderán cuando los necesitemos.

 

Sin entrar en polémicas de ningún tipo, el consumidor o ciudadano de a pie, no esta bien informado en general del seguro de automóvil que contrata y con este articulo he pretendido, explicar resumidamente y sin la famosa letra pequeña, que tanto nos asusta, las garantías y bonanzas de este producto de seguro, que todas las personas adquirimos por obligación, pero que muchas veces no sabemos con exactitud que hemos comprado, ni que cobertura nos asiste.

 

PUBLICADO EN LAS PROVINCIAS 18/09/2003